Todos hemos tenido ese momento de pensar, ¿realmente estoy haciendo lo que quiero hacer con mi vida? Pero al día siguiente esa idea se evapora y continuamos en nuestra rutina, en nuestro “modo automático” en  el que dejamos pasar un día tras otro sin que nada significativo ocurra.

Y al final vamos aparcando nuestros sueños en el “cuando tenga dinero lo haré…”, “ahora no tengo tiempo para eso…”, “me gustaría cambiar de trabajo pero aquí estoy cómodo y con un sueldo fijo…”. Todo pequeños engaños a nuestra mente para mantenernos en nuestra zona de confort, esa que es como si fuera nuestra casa, donde nos sentimos seguros, sin peligros a la vista…pero en la que nunca descubriremos las cosas maravillosas que la vida tiene preparada para nosotros…pero por las que ¡hay que luchar y que no van a caer del cielo!

  • Empieza hoy mismo:

Déjate de excusas, mañana es tarde para empezar. El momento es ahora o nunca, porque cada vez que lo pospones, haces más fuerte a tu demonio de la comodidad. Ése que te susurra en el oído, no hagas eso, no lo intentes, siempre te saldrá mal. Porque aunque parezca mentira hay una mentalidad extendida del miedo. El miedo a ¿qué pasará si cambio lo que tengo? ¿y si pierdo mi trabajo?

Nada de esto será definitivo, podrás cometer un error y volver atrás. Pero volverás reforzado, con un aprendizaje que hará una mejor versión de ti. Hace tiempo leí un libro muy inspirador, Jugar con el corazón, de Xesco Espar. El autor iba mejorando su versión de sí mismo cada año que pasaba, es decir cuando cumples 30 estás en tu versión 3.0. Y cada día de tu vida debe significar una mejora para alcanzar esa versión.

  • Busca tu pasión:

Cada uno tenemos algo en nuestro interior que cuando pensamos en ello nos pone los pelos de punta, hace que nuestra imaginación se dispare, que viajemos a mundos inexplorados en los que sentimos de verdad que estamos vivos.

Sólo necesitamos esa chispa de valentía, de decir este es el momento de vivir mi vida con pasión, de disfrutar de lo que hago. Porque cuando ese momento llegue notarás un poder increíble en ti.lucha-por-tus-suenos

Estoy cansado de escuchar excusas para no perseguir los sueños. ¿Realmente pensáis que todo lo malo os pasa a vosotros o es una coraza en la que sentirte acomodado y que la gente esté pendiente de ti?

  • Deja de mentirte a ti mismo:

La mente es capaz de alcanzar límites mucho más extremos que el cuerpo. Probablemente nuestra fisiología sólo nos permitiría correr unas decenas de kilómetros, nadar durante unas horas, no comer un par de días…pero la mente es la que hará que puedas superar esos límites si estás convencido de ello.

Y no sólo hablo de límites físicos, lo que más nos incapacita son los límites mentales. Esas barreras que nos colocamos nosotros mismos con el y si…¿? El 99% de los problemas se quedan en nuestra imaginación, no llegan a suceder en ningún momento pero durante unas horas, días, incluso años para algunos han supuesto una preocupación que les ha llegado incluso a generar problemas físicos.

Porque cuando nos preocupamos en exceso por algo nuestro cuerpo comienza a segregar sustancias como el cortisol que favorece las respuestas de estrés y eso hace que nuestra musculatura se tense, nuestros jugos gástricos se alteren y creen una úlcera, que nuestra piel empiece a deteriorarse generando una dermatitis. Y lo que empezó como una idea que rondaba nuestra cabeza se acaba convirtiendo en un problema físico. Y vamos de un médico a otro buscando solución. Nos hacen una prueba detrás de otra y no conseguimos una respuesta adecuada a ello. El tratamiento funciona pero no lo elimina completamente.

Es ahí cuando debemos parar y analizar la situación, ver cuáles son nuestras preocupaciones, lo que nos altera, lo que nos genera tensiones.

  • La mente es un músculo, ¡entrénalo!

Lo mismo que la gente va al gimnasio a levantar peso, o a realizar series de cuestas al parque para mejorar corriendo, o al tan de moda crossfit…también debería haber un gimnasio de cerebros.

Las bibliotecas son un buen lugar porque están llenas de conocimiento y silencio para poder sentir nuestro cuerpo y nuestros pensamientos y poder alinearnos. Una de las mejores cosas que he podido aprender de mis padres ha sido el amor por la lectura. Siempre he visto libros en mi casa y cómo leían prácticamente todos los días. De hecho en mi último viaje con ellos les veía echar un vistazo a la guía o al libro electrónico cuando íbamos en el coche.

Creo que la lectura es algo que hoy en día se está perdiendo y los que realmente perdemos somos nosotros. Porque en los libros está todo el conocimiento acumulado durante los años de historia de este mundo. Recuerdo un vídeo de Dani Rovira en el que decía que ojalá tuviera tiempo de ver todas las películas, de leer todos los libros escritos…pero eso no es posible. Y no es posible porque no habría tiempo material, pero sí lo hay para sacar 15-20 minutos al día para leer unas páginas de cualquier libro con una temática que nos guste.

Y ahí ya estaremos entrenando nuestro cerebro, generando nuevas conexiones neuronales que harán que nuestro potencial mental empiece a florecer. Sería como el jardinero que cada día mima su jardín, que lo limpia, lo prepara para que las plantas crezcan, lo riega…y al final consigue una obra maravillosa de la que sentirse orgulloso.

  • Sé egoísta contigo mismo:

Puede sonar mal, pero es algo que todos deberíamos hacer y es ser egoístas con nosotros en el sentido de ver qué es lo que queremos y lo que tenemos que hacer para conseguirlo. Dedicarnos unos minutos al día a pensar y hacer lo que nos hace felices.

Creo que la meditación es muy útil para conectar con uno mismo, calmar los pensamientos negativos y valorar lo que tenemos que hacer. Y meditar no es irte al Tíbet y vivir con unos monjes durante un tiempo y dejar la mente en blanco. Es algo más allá. Es conocerte a ti mismo.el-que-se-domina-a-si-mismo-es-poderoso

Al principio será difícil generar la rutina de meditar cada día, pero si te fijas en que realizarlo 10 segundos varias veces al día irá generando unos beneficios en tu cuerpo y en tu mente que poco a poco irás incrementando ese tiempo.

Simplemente se trata de liberar de la mente de todo pensamiento, de centrarnos en nuestra respiración y el momento en el que estamos. Puedes empezar por contar cada inspiración e inspiración hasta diez ciclos de 1 al 10 y luego al revés. Y cuando un pensamiento invada tu mente deberás volver a empezar. Parece difícil pero estoy seguro de que lo vais a conseguir.

  • La solución siempre está en ti:

En el momento en el que empieces a cambiar tu visión de que los demás son los culpables de tus problemas o errores es cuando de verdad empezarás a descubrir tu potencial. Te darás cuenta de que tú eres la solución a todo lo que te pasa. Porque tu diálogo interior es más importante de lo que piensas.paulo-coelho

Empezará como un pensamiento negativo que aparece ante un hecho desencadenante. Después pasarás a imaginarlo una vez a la semana, una vez al día, una vez por hora…hasta que empieza a convertirse en tu pesadilla. Y el único que puede salir de ese bucle eres tú y tu mente. Serán momentos duros pero tienes que iniciar la lucha para encontrar esa solución.

  • Fíjate una fecha determinada para tu sueño:

Porque está comprobado que cuando tenemos una fecha para cumplir algo somos más productivos. Sino se vuelve a activar el demonio de la comodidad y lo vamos aplazando. No hace falta que sea para dentro de dos semanas o un mes. Puede ser a uno, dos ó cinco años vista pero fíjate una fecha.

Y es entonces cuando de verdad trabajarás en tu sueño con verdadera pasión y empeño. Porque sino acabarás defraudado contigo mismo y eso es algo que a nadie le gusta sentir. Aunque te aseguro que acabarás muchísimo más defraudado si directamente no luchas por tu sueño, sino que se queda en el limbo.

Porque como revela un estudio realizado entre pacientes que estaban a punto de morir lo que más lamentaban en sus últimos días era lo siguiente:

  1. Haberse permitido ser más feliz
  2. Tener más contacto con los amigos
  3. Expresar los sentimientos
  4. No haber trabajado tanto
  5. Haber tenido el coraje de hacer lo que quería hacer y no lo que otros esperaban que hiciera.

Y después de leer esto, ¿de verdad sigues teniendo dudas de que éste es el momento para hacer aquello que llevas tanto tiempo imaginando en tu cabeza?

  • Arriésgate una vez en la vida por lo menos:

¿Has sentido la adrenalina de saltar desde un avión en paracaídas? ¿de tirarte por un puente agarrado a una cuerda en tus tobillos? O sin tener que llegar a esos extremos, de acercarte a la chica que te gusta y decirle ¿quieres salir conmigo?, ¿de presentarte delante de tu jefe y pedirle un aumento porque te lo mereces?el-mayor-riesgo-es-no-correr-riesgos

En definitiva, ¿qué es lo peor que podría pasarte en caso de que arriesgases todo por ello? ¿Morir? Piénsalo detenidamente, todos tenemos fecha de caducidad en este mundo. Es triste pero es así. Pero en ti está el decidir si tu vida va a merecer la pena vivirla o simplemente pasarás sin dejar huella ni hacer ruido.

Me cuesta muchísimo aceptar los pensamientos de la gente como he nacido así y no puedo hacer nada más, no he tenido la suerte de nacer en una familia rica. Todos podemos mejorar estemos donde estemos o hayamos nacido en un país u otro. Es cierto que tu lugar de nacimiento va a ser un gran determinante en tu devenir pero más lo va a ser tu acción día a día.

  • La suerte hay que buscarla:

Sí, no es algo que caiga del cielo y que digamos vaya ¡qué fortuna! Hay que trabajar para generar la suerte y sino leed el libro de la metáfora del trébol de cuatro hojas.

La suerte es para aquéllos que cada día la cultivan, que van generando escenarios más favorables y tarde o temprano la suerte acaba por llegarles. ¿Casualidad? como diría Javier Cárdenas. NO. Trabajo, trabajo y trabajo! Porque esas son las únicas palabras que la suerte conoce.success-is-never-wondering-what-if

Y sino preguntadle a cualquier deportista o ejecutivo de prestigio. ¿Creéis que Lebron James o Stephen Curry marcan cantidad de canastas en los últimos segundos de partido porque están tocados por una varita mágica? Indudablemente tienen un talento innato superior a la media de jugadores pero detrás de eso está un trabajo continuo. Michael Jordan sería el máximo exponente de eso con su frase de “he fallado más de 9000 tiros en mi carrera. He perdido casi 300 partidos. 26 veces han confiado en mí para jugarme la canasta decisiva y he fallado. He fracasado una y otra vez en mi vida y eso es por lo que tengo éxito”

Detrás de esta frase se encuentra una filosofía de vida. El error-acierto. Fallar no significa fracasar, sino que debe ser una motivación para seguir mejorando y trabajando sobre esos aspectos. Falla una vez, falla mejor. Y eso te llevará a mejorar y al final a una excelencia en lo que quieras.

  • La cultura del esfuerzo

Creo que hoy en día es algo que se está perdiendo. La evolución de las tecnologías nos ha llevado a querer todo aquí y ahora y a conseguirlo fácilmente, sin necesidad de estrujarnos los sesos por cómo conseguirlo. Y lo que no ha costado esfuerzo conseguirlo se valora poco o nada.

Porque cuando has estado estudiando día y noche para un examen o entrenando al límite de tus posibilidades y al final apruebas ese examen o ganas la competición, ¿hay algo más gratificante que eso?

Sentir que todo tu esfuerzo ha servido para algo y a pesar de los momentos duros que seguro que los ha habido has conseguido superarlo y lograr tu objetivo. En definitiva, como hemos comentado antes, has dado los pasos necesarios para que la mejor versión de ti mismo florezca y sirva como punto de partida para algo todavía mejor.

  • Viaja, conoce a gente nueva, prueba nuevas comida, ¡disfruta!

Porque viajar va a hacer que tu zona de confort empiece a ampliarse y cuanto más abierto estés a las nuevas experiencias, más aumentará ese círculo. Y poco a poco descubrirás que eso que pensabas que era el abismo simplemente era otra piedra en el camino que no te iba a detener.

Anímate a hablar con la gente que te cruces a pesar de no conocer su idioma, seguro que acabará siendo una gran experiencia sin duda.

Y si después de esta parrafada sigues leyendo por favor deja tu comentario si te ha motivado para perseguir tus sueños y que el resto de lectores vean que ¡es posible un cambio a mejor!

 

 

Anuncios